Discover What the World Thinks of U.S.

The Oscars’ New Look

In Donald Trump’s America, the most prestigious institute in Hollywood has opened its borders — not only among its members, but also between new and old.

<--

En los EEUU de Trump, la institución más prestigiosa de Hollywood ha abierto las fronteras. No solo entre sus miembros, también entre lo nuevo y lo viejo

***beneath image***

Preparativos en la zona de la alfombra roja del Dolby Theater de Los Ángeles, este sábado. / AFP / MARK RALSTON

Las estatuillas ya señalan las películas triunfadoras pero, excepcionalmente, lo más relevante de los Premios Oscar de esta año empezó mucho antes, cuando la transformación llegó a los miembros de la academia. Son ocho mil personas con derecho a voto. Alrededor de dos mil se han incorporado a la institución en los últimos tres años. La academia ya no es el coto del hombre blanco maduro con una especial querencia por perpetuar la tradición. Mujeres, extranjeros y otras razas se han incorporado y, con ellos, sus miradas. Unas miradas que buscan en el cine el reflejo de otras historias, otros personajes, otras realidades. Solo así puede entenderse una selección de películas tan heterogénea.

En los EEUU de Donald Trump, la institución más prestigiosa de Hollywood ha abierto las fronteras. No solo entre sus miembros, también entre lo nuevo y lo viejo. Entre una concepción de la industria clásica y los que ven en la plataforma Netflix una oportunidad de hacer buen cine. El debate está servido y será acalorado. Recordemos la presión que un colectivo de 160 exhibidores alemanes ejerció sobre la Berlinale para que retiraran de competición ‘Elisa y Marcela’, la última película de Isabel Coixet porque está producida por Netflix. Caer en la demonización de unos y otros es fácil, pero el futuro solo puede ser el de la coexistencia entre salas y plataformas. Al fin, se trata de apoyar a los autores y, con ellos, la cultura. Y cuanto más diversa y plural sea, más personas se sentirán interpeladas.







Leave a comment